Depilación Laser

¿En qué consiste el GentleLASE PRO de Candela y porqué es un tratamiento seguro?

Durante muchos años el láser se ha aplicado a diversos procedimientos médicos cosméticos, entre los que están el tratamiento de las venas de las piernas, las manchas seniles, así como para suavizar las líneas finas del rostro. El GentleLASE, un revolucionario sistema de láser de alexandrita de pulsación larga y alta energía, emite un suave haz de luz que pasa a través de la piel hasta llegar al folículo piloso, donde es absorbido. La energía del láser se transforma en calor, que destruye el folículo sin afectar la piel que lo rodea. Al ser destruído el folículo y el bulbo piloso, el pelo no vuelve a crecer.  Durante el tratamiento, la piel también está protegida mediante un proceso de enfriamiento dinámico por el cual se pulveriza un gas criógeno sobre la piel, que enfría las capas superiores de la misma y evita molestias al paciente. Esta capacidad selectiva ayuda a proteger la piel al tiempo que se trata con eficacia al vello superfluo. El haz de luz emitido es absorbido por el pigmento del pelo (melanina). Cuanto más pigmento haya, mejor será la absorción del láser, y por consiguiente más efecto producirá. Por ello, cuanto más oscuro o negro y grueso sea el vello, mejor será el resultado. Y al mismo tiempo, menor será la efectividad cuanto más claro y fino sea el vello.

 

Finalmente, las canas (que no poseen pigmento melánico) no serán afectadas por el láser.

El rayo de luz penetra en la piel destruyendo los pelos en fase anágena y respetando el resto de las estructuras de la misma.

Un mes después del tratamiento la mayor parte del pelo en fase anágena fue destruído y el pelo remanente es más fino.


¿Con una sola vez que me trate es suficiente?

NO. El vello crece por ciclos. El número necesario de tratamientos depende del color de la piel y de la coloración y dureza del vello. Toda persona necesitará varias sesiones de tratamiento, ya que el proceso sólo es eficaz en el vello que está en la fase de crecimiento de su ciclo de vida. Para entender esto debemos aprender primero el ciclo de crecimiento del pelo:

Este proceso natural consta de tres etapas:

 

Anágena ( crecimiento activo), Catágena ( involución) y Telógena (caída). Este ciclo es cumplido por cada pelo muchas veces a lo largo de la vida y en forma ininterrumpida. Cada pelo del cuerpo va pasando sucesivamente por cada una de estas etapas a lo largo de varios meses. A un tiempo dado, el pelo del paciente se encuentra en alguna de estas fases en distinto porcentaje.  Por ejemplo:  en las axilas el 20% de los pelos existentes se encuentran en la fase anágena ( o sea que hay un 80% de pelo que no vemos pero que crecerá en un futuro cercano), y la duración de la fase telógena es de aproximadamente 3 meses en esta zona . Ahora bien, sólo los pelos en fase anágena de crecimiento son afectados por la depilación laser. Los pelos que se encuentran en las fases catágena y telógena en ese momento no serán afectados, y más tarde cuando entren en la fase anágena aparecerán como “pelos que vuelven a crecer”. Recién en este momento  serán sensibles al laser en una nueva sesión de tratamiento. Por esta razón se requieren varias sesiones de tratamiento a fin de eliminar la mayor cantidad de pelo posible.

¿Cómo es la sesión de tratamiento?

Se coloca al paciente en reposo en una posición cómoda. Se protegen los ojos del paciente y del médico tratante con anteojos especiales. Se emplea una pequeña pieza de mano que se pone en contacto con la piel del paciente para aplicar el laser. Se va pulsando el aparato que ilumina áreas de la piel de hasta 18 mm. de diámetro en cada disparo. Antes de cada pulsación el paciente sentirá sobre la piel un spray refrescante. El procedimiento puede durar desde unos minutos hasta una hora, dependiendo de la extensión de la zona a tratar  (ej.:bozo y mentón: 5 minutos. Axilas: 10 minutos. Pierna entera: 60 minutos). Todos los pacientes pueden marcharse a su casa inmediatamente después del tratamiento. La zona tratada puede adquirir un tono rosáceo o rojizo en los 30 minutos posteriores al tratamiento. Esta circunstancia puede durar desde unas horas hasta varios días. Terminado el tratamiento se aplica un gel de aloe para refrescar la zona tratada.

 

 

¿Qué precauciones hay que tomar antes y después del tratamiento?

No se debe estar bronceada/o antes del procedimiento y no se puede tomar sol hasta 3 semanas después del mismo o hasta que el médico lo permita. Se debe utilizar pantalla solar de alta protección. Debe evitarse la decoloración del vello y la depilación mediante arrancamiento con  pinzas o cera antes del tratamiento. Si tiene antecedentes de herpes perioral, puede prescribirse una terapia profiláctica antiviral. Si su piel está bronceada o es oscura, puede comenzar a aplicarse una crema decolorante de 4 a 6 semanas antes del tratamiento. Entre las sesiones el paciente puede rasurar el vello que crezca pero no debe depilarlo con cera ni con pinzas.

Efectos Adversos

El tratamiento es seguro, pero debe ser controlado siempre por el médico. Cada paciente es único y diferente, y su grado de sensibilidad el tratamiento es variable de acuerdo con múltiples factores: el tipo de piel, su coloración, edad, la concomitancia de alteraciones hormonales, etc.. El médico tratante adecuará las condiciones del laser a cada tipo de paciente para un mejor resultado.  Alta sensibilidad a la luz por parte de la piel del paciente, o una coloración oscura pueden obligar a utilizar el equipo en condiciones de menor potencia a fin de evitar efectos adversos, lo que puede limitar el éxito final del procedimiento o prolongarlo en el tiempo. A mayor potencia de la luz, más efectividad. Pero dicha potencia estará condicionada al tipo y color de la piel del paciente. El profesional tratante irá paulatinamente llegando a la mayor potencia tolerable por la piel del paciente para lograr la depilación más efectiva en condiciones de máxima seguridad para su tipo de piel. Todo esto será discutido con el paciente. La exposición temprana al sol, la sensibilidad exagerada de la piel o el uso de potencias muy altas puede ocasionar la aparición de pequeñas manchas en la zona tratada. Esas manchas pueden ser más oscuras que la piel circundante (hiperpigmentación), o más claras que la misma (hipopigmentación). Dichas manchas desaparecen en forma espontánea al cabo de algunas semanas. En algunos casos puede tratar de acelerarse su desaparición con la aplicación de cremas especiales.

 

Si bien no produce ninguna alteración, preferimos evitar el tratamiento durante los tres primeros meses de embarazo. En pacientes en tratamiento dermatológico con isotretinoína (Roaccutaneâ) es conveniente diferir la iniciación de la depilación laser hasta 6 meses después de terminado dicho tratamiento.

 

¿La depilación Laser es definitiva?

La depilación laser tiene un muy alto porcentaje de éxito (probablemente mayor al 90%), aunque éste es variable según las características de cada paciente, que pueden condicionar el resultado final según explicamos más arriba. Si bien en muchos casos no ha vuelto a producirse crecimiento del pelo, puede encontrarse al cabo de 2 a 3 años la aparición de vello. Este pelo es escaso y fino, de menor envergadura al que inicialmente se encontraba y ralo. Este pelo residual puede ser tratado nuevamente.

Este folleto ofrece información general. Consulte con nuestros profesionales para obtener más detalles sobre su situación particular, y mayores detalles.